¿Por qué el GMAT es el examen más difícil que vas a dar en tu vida?

Tal vez esté exagerando un poco, pero créanme cuando les digo que no es un examen fácil. Aquí les comparto algunas reflexiones de por qué este examen no es tan fácil.

Quiero aclarar que este NO es un examen DE inglés. Repito, NO LO ES. Básicamente, es un examen de razonamiento matemático y verbal EN inglés. Este examen lo rinden aquellos postulantes a un MBA que provienen de países en todo el mundo: Reino Unido, Australia, Canadá, Estados Unidos, entre otros. Por ejemplo, un británico sí sabe inglés, pero no necesariamente va a obtener un puntaje alto en el GMAT.  El británico tiene que estudiar y prepararse. 

En Master’s College hemos enseñado GMAT a chicos de distintos países. Todos tenían un inglés decente, sin importar la nacionalidad.

Mensaje 1: Si sabes inglés, esto no es suficiente para que te vaya bien en el GMAT.

Además, el GMAT también mide ciertas aptitudes que -se supone- has desarrollado a lo largo de tu vida. Por ejemplo, todos comenzamos a leer desde que somos niños. No obstante, cuanto más educado seas, esas lecturas se vuelven cada vez más complejas. Es decir, se espera que durante la universidad hayas desarrollado un buen hábito de lectura y puedas entender temas complejos - ¿verdad?

Pero ¿qué pasa cuando vives en un país en donde no existe un buen sistema educativo?; en donde el estudiante promedio no lee mucho – ni si quiera el periódico – y está a la zaga del mundo en comprensión lectora.

Mensaje 2: Si no te gusta leer, ¡comienza YA! (y en inglés).

¿Nunca te gustaron las matemáticas?  ¿Usas mucho el Excel? ¿Sabías que vives en un país que lamentablemente también está a la zaga en matemáticas?

Mensaje 3: Comienza a practicar y asegúrate que al menos puedes sumar, multiplicar, dividir, restar, obtener la raíz cuadrada, sin equivocarte y de manera muy rápida.

Otro factor a considerar es el tiempo. Este examen dura cuatro largas horas. Tienes que responder muchas preguntas contra el tiempo. Por ejemplo, en matemáticas, tienes dos minutos por pregunta, en promedio. Tal vez puedas resolver un problema de estos en cinco minutos; ¿pero en dos minutos? 

Mensaje 4: Tienes que ser muy rápido y preciso.

Por si no fuera poco, el GMAT se adapta. Si respondes la primera pregunta bien, la segunda pregunta es un poco más difícil. Si respondes la segunda pregunta bien, la tercera es más difícil. Si respondes la tercera de manera equivocada, la cuarta pregunta es un poco más fácil. Y así, hasta que acabe el examen – cuatro horas.

Mensaje 5: Para que te vaya bien en el examen, tú quieres ver sólo preguntas difíciles.

Hay tanto de qué hablar sobre el GMAT, que no me va a alcanzar en un solo post. Así que aquí va el último punto – por ahora.

Una de las cosas que hace que el GMAT sea muy difícil es el factor psicológico. A diferencia de otros exámenes, del GMAT depende mucho tu futuro profesional. Es decir, si no obtienes el puntaje que necesitas, tal vez nunca viajes a estudiar el MBA en una buena universidad. Tal vez estudies el MBA, pero no en la universidad que tú querías. Y con ese pensamiento entras a la sala de computadoras a rendir el examen. Es el momento de demostrar tu esfuerzo de los últimos meses y de eso depende todo.

Mensaje 6: Relájate, que no es el fin del mundo. Sí, del GMAT depende tu futuro, pero tienes que aprender a manejar la presión, el stress.

Como decía, hay mucho más que hablar al respecto, pero hasta aquí por hoy.

Regards,

Oscar Pina-Lozada, CFA